lunes, 26 de septiembre de 2011

Conceptos sobre la obra narrativa emitidos en medios impresos




“Un escritor que sabe, como pocos, manejar los hilos de la emotividad propia de sus lectores, con una agilidad, una riqueza inventiva, un colorido, un ritmo literario y un acento poético que, aunque sutil, resulta evidente”.
Sergio Mejía Echavarría
El Colombiano, Medellín



“Es admirable la imaginación del poeta para concebir y desarrollar temas que no han sido trillados por nadie”.
Juan Bautista Jaramillo Meza
La Patria, Manizales



“Los textos de García Mejía tienen la virtud de fascinar tanto a los infantes como a los adultos”.
Oscar Echeverri Mejía
Occidente, Cali



“Hernando García Mejía ha hecho un camino desde el bosque encantado de su visión poética del mundo hasta la llanura abierta de donde esa magia se ha esfumado para ganar otra cercanía: colocarse codo a codo con los días de todos, como imágenes de infancia en las que no habrá nadie que en alguna medida no se reconozca”.
Jairo Morales Henao
El texto y la mirada,

Biblioteca Pública Piloto para América Latina, Medellín



“A Hernando García Mejía le bullía en corazón y cerebro el diablillo fiestero a quien Riosucio tributa un culto que ya se volvió mítico. En El Diablo que ríe, obra publicada por Plaza & Janés, crea un universo de carcajadas para que el país aprenda la lección de este diablo bueno que recorre las calles y penetra en los hogares con su varita mágica de simpatía y la risa a flor de labios. Es una novela fresca y retozona en la que el lector siente al diablo haciéndole cosquillas y provocándolo para que coma del fruto no prohibido: el fruto de la alegría y la confraternidad”.
Gustavo Páez Escobar
Rincón del libro, El Espectador, Bogotá




“Una sola frase me vino a la mente cuando terminé de leer la novela de Hernando García Mejía, El Diablo que ríe. ¡Qué bueno haber leído este libro! Sí, estimulante, grato, refrescante todo ese relato sobre un diablillo que viene al mundo y hace su vida entre mortales.
No soy muy dado a los elogios y desconfío de la última literatura colombiana, pero García Mejía me ha devuelto la fe con una obra que todo el mundo, por lo menos en Colombia, debería leer. Y hablo de todo el mundo porque la virtud más alta de su novela es que no fue escrita para élites o intelectuales. El Diablo que ríe es un oasis en este arenal de cosas raras.
No me equivoco si digo que la novela de Hernando es uno de los libros más importantes escritos en Colombia en los últimos años. ¡Qué bueno haberla leído!
Oscar Hernández Monsalve,
Papel sobrante, El Colombiano, Medellín


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...